Esperamos que puedan compartir esta invitación a través de sus redes y apoyen y animen a las mujeres  a presentarse y participar.

La participación en el proyecto Lágrimas Silenciosas está abierta a las mujeres discapacitadas que han sido sometidas a la violencia y a las mujeres que adquirieron discapacidades causadas por la violencia.

Cada una de las mujeres con discapacidad que participa puede seleccionar una organización para apoyar su historia personal proporcionando contenido escrito (y audio) que explique las razones de la violencia y/o el contexto social y político.

Silent Tears es una exposición multimedia de la fotógrafa de renombre internacional Belinda Mason, y de artistas emergentes con discapacidad, Dieter Knierim, Margherita Coppolino y Denise Beckwith. El poder de esta exposición se encuentra en las historias de mujeres con discapacidad que han sido objeto de violencia y de mujeres que han adquirido su discapacidad a causa de la violencia.

Silent Tears ofrece a las mujeres con discapacidad la oportunidad de utilizar la exposición como una plataforma para expresar sus experiencias de violencia de una manera no cuestionada y en sus propios términos. Las participantes han revelado su identidad y su historia tan poco o tanto como han elegido sabiendo que al hacerlo, están apoyando a las mujeres a darse cuenta que no están solas en sus experiencias de violencia. La exposición ofrece un punto focal para la discusión, la educación y la sensibilización – proporcionando el impulso para el cambio social.

El componente internacional de Silent Tears, que deberá ser completado en el 2017, incluirá las historias de 25 mujeres con discapacidad que provienen de cinco continentes y 20 países. Las participantes hasta la fecha provienen de Nueva Zelanda, Indonesia, Guatemala, México, Ecuador, Canadá, Ghana, Malí, Pakistán, Samoa, Estados Unidos, Sudáfrica, India y Corea.

A continuación, están las respuestas a las preguntas más frecuentes, póngase en contacto con nosotros si tiene alguna pregunta. Photography@belindamason.com

¿Qué implica participar?
El retrato y el metraje se toma a través de una pantalla de vidrio que es cubierta en gotas de agua. Esto permite a la persona ocultar su identidad tanto o tan poco como desee. Una grabación de audio de su historia se edita y transcribe para aparecer junto a su retrato. Existe la opción de tener una versión en video de la imagen con la grabación de audio como el sonido. Hay una tercera opción para ser fotografiada en un estilo documental para capturar los elementos de la vida cotidiana de la persona. Un narrador de su elección narrará su historia contextualmente.

¿Cuál es el proceso de consentimiento?
Un formulario de consentimiento será proporcionado, pero usted puede revocarlo en cualquier punto en que ya no desee participar. Cada participante deberá aprobar las últimas fotografías, imágenes, audio y texto antes de que cualquier trabajo artístico se muestre en público

¿Puedo tener alguien conmigo durante la fotografía, la filmación y la grabación de audio?
Sí, asegurándose de que esté siendo apoyada en la forma de su elección, es un componente esencial, antes, durante y después de su contribución a Lágrimas Silenciosas.

¿Qué ocurrirá con las fotografías, los vídeos y audio?
Las fotografías y vídeos se convertirá en una parte de este sitio web. Un libro de audio y libro impreso serán creados. Una app para personas con discapacidades sensoriales, del aprendizaje y con deterioros cognitivos será creada para acceder a la exposición Lágrimas Silenciosas. Fotografías, vídeos y audios serán producidos y se mostrarán.

  • Septiembre de 2018 de – Galería Shiva, Colegio John Jay para la Justicia Criminal de Nueva York
  • Julio de 2017 -Venice Art Factory Galeria Zero
  • Noviembre de 2016 – MAMA Gallery Australia
  • Octubre de 2016 – Berlín Foto Biennale
  • Marzo de 2016 – Biblioteca de Derecho de la Universidad de Sidney
  • Marzo de 2016 – La Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer, Naciones Unidas, Nueva York
  • Abril de 2016 – El Comité sobre los derechos de las personas con discapacidad de las Naciones Unidas en Ginebra
  • Agosto de 2015 – Ballarat Foto Bienalle

Here is an example of a participant’s content who is a women with congenital disability who has been subjected to  violence.

Example of documentary photography.

Example of ‘internal’ portrait of participant.

Example of video with participant.

Here is an example of participant’s content who is a women with acquired  disability who has been subjected to violence violence.

Example of documentary photography.

Example of ‘internal’ portrait of participant.

Example of video with participant.

Guía Informativa

 

“Sin historias, hay silencio. Sin nuestras historias contadas, no tenemos voz. Sin nuestras historias oídas, somos invisibles. Es aún más difícil cuando las historias son difíciles de escuchar e imposibles de imaginar.” – Belinda Mason 2015.

  1. Descripción general del proyecto

Silent Tears es una exposición multimedia de la fotógrafa de renombre internacional Belinda Mason, y de artistas emergentes con discapacidad, Dieter Knierim, Margherita Coppolino y Denise Beckwith.

Silent Tears o las lagrimas silenciosas caen en el momento en el que nos sentimos más solos, vulnerables y perdidos. Señalan un punto crucial para buscar la esperanza, la unidad y las fuerzas. El poder de esta exposición se encuentra en las historias de mujeres con discapacidad que han sido objeto de violencia y de mujeres que han adquirido su discapacidad a causa de la violencia.

El componente nacional de Australia tiene 25 participantes, y el componente internacional de Silent Tears, que deberá ser completado en el 2017, incluirá las historias de 25 mujeres con discapacidad que provienen de cinco continentes y 20 países incluyendo Nueva Zelanda, Indonesia, Guatemala, México, Ecuador, Canadá, Alemania, Ghana, Malí, Pakistán, Samoa, Estados Unidos, Irlanda, Inglaterra, Sudáfrica, India, Corea, Dinamarca y los Países Bajos.

Silent Tears es representativa de la violencia ejercida contra la mujer en todo el mundo y garantiza que las experiencias y voces de mujeres con discapacidad que sufren violencia sean incluidas en conversaciones relacionadas a la violencia perpetrada contra toda mujer. Al hacer esto, Silent Tears se adhiere a la definición de las Naciones Unidas de la violencia contra la mujer como “todo acto de violencia de género que resulte, o pueda tener como resultado un daño físico, sexual o psicológico para la mujer, inclusive las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la privada” (UN, Declaration on the Elimination of Violence Against Women, 1993, p.1)

Los relatos son una parte importante en el inicio del proceso de curación y son un componente principal de las políticas diseñadas para aumentar la prevención de la violencia contra las mujeres y las niñas con discapacidad. Silent Tears sirve como plataforma para compartir los relatos de las mujeres para así potenciar y fortalecer. Esto valida sus experiencias y les permite comunicarse con la comunidad en general con el fin de cambiar las percepciones y aumentar la conciencia sobre el tema de la violencia contra las mujeres con discapacidad. Las participantes de Silent Tears son un buen ejemplo de la amplitud de lo que constituye la discapacidad, la amplitud de lo que constituye la violencia, ya que sus experiencias demuestran las intersecciones de cultura, género e identidad.

Las participantes han colaborado como protagonistas junto con las tres artistas, creando obras basadas en las historias de mujeres con discapacidad, cuyas experiencias incluyen: violencia psicológica, física, emocional, económica y cultural. Han compartido sus historias que incluyen: violencia doméstica, esterilización forzada, trauma psicológico, mutilación genital femenina, y negligencia y abuso sexual dentro de las instituciones o por miembros de sus familias. El público, experimentará una comprensión más profunda de los tipos de violencia, la discriminación y la supervivencia.

 

Silent Tears ofrece una oportunidad para que las mujeres con discapacidad compartan su experiencia de violencia de una manera no cuestionada. Este enfoque no cuestionado es único, ya que a menudo es responsabilidad de las víctimas aportar pruebas de su experiencia para obtener las diversas formas de apoyo, lo cual puede ser una barrera para realmente obtener apoyo.

 

  1. Visión Artística

La exposición a la violencia puede normalizar la situación para el perpetrador, la víctima y el público. Silent Tears mantiene de una manera deliberada una presión constante a través de su enfoque curatorial. Cada mujer fue fotografiada por cada una de las tres artistas. Primero, el espectador ve las fotografías documentales en blanco y negro de Denise, que ilustran la vida cotidiana de las mujeres. Se retratan en casa, con sus familias o sus amigos, en un ambiente cotidiano. Al lado de cada imagen, cada historia individual se puede leer, y mientras el espectador lo hace, puede escuchar el sonido misterioso de agua y campanadas.

El espectador se traslada a la segunda parte de la exposición, donde la artista, Belinda se ha centrado en el momento en que caen las lágrimas silenciosas. Estos son retratos internos y no externos. Las fotografías se producen como grandes imágenes suspendidas, las cuales congelan el momento de capturar al espectador dentro de él. Los materiales transparentes, en los que se imprimieron las imágenes, reflejan la naturaleza invisible pero visible de la violencia contra la mujer. Mientras que el espectador camina alrededor de las obras, pueden oír a cada mujer hablar las palabras que fueron leídas anteriormente.

En la instalación de vídeo multipantalla de la artista Dieter, los retratos recobran vida y el espectador puede ver y oír a todas las mujeres moverse y hablar todas a la vez junto con los sonidos del agua y campanadas. Esto es significativo, ya que, si las mujeres permanecieran en silencio, se quedarían sin voz. Sin sus historias oídas, son invisibles. Para aquellos que escuchan, también es difícil, especialmente cuando las historias son difíciles de escuchar y a menudo imposibles de imaginar.

El cine y la fotografía tienen un papel realmente valioso para concentrar la atención en el sufrimiento de víctimas silenciosas, proporcionando una oportunidad poderosa para la comprensión y la acción. Dar testimonio de la realidad de la vida de estas mujeres debe ser incómodo y complicado para el público. Cuando las mujeres con discapacidad encuentran el coraje de hablar acerca de la violencia que han vivido, usualmente se encuentran olvidadas o simplemente se quedan fuera de la conversación. Silent Tears les da la oportunidad de decir exactamente cómo se sienten.

Silent Tears ha tocado muchos puntos sensibles, y apoyo se ha puesto a disposición para los espectadores, las participantes y las artistas. Las imágenes que hemos creado, son mostradas en las comunidades donde viven las participantes, alumbrando como una antorcha en todas las esquinas oscuras, en las cuales muchos preferirían que no se derramara luz. Las imágenes no retratan la violencia, pero no es necesario que lo hagan, en cambio lo cautivan con una intimidad reconocible antes de revelar una verdad oculta.

Es importante romper el silencio sobre el tema de la violencia contra las personas con discapacidad, y en particular el tema de la violencia contra las mujeres con discapacidad, ya que el silencio agrava la ingenuidad. Sería ingenuo pensar que la violencia no le sucede a las personas con discapacidad y es aún más ingenuo pensar que la violencia no crea discapacidad.

Silent Tears da la oportunidad de que se reconozca la violencia que experimentan las mujeres con discapacidad para crear un puente para que la gente comience un viaje de conciencia de que la violencia sí causa discapacidad. Silent Tears une a toda mujer que ha sido objeto de violencia al darse cuenta que no están solas en sus experiencias de violencia.

Silent Tears extiende la mano e incluye a personas con diferencias culturales y lingüísticas, personas con discapacidad, lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales, jóvenes y personas mayores. La exposición ofrece un punto focal para la discusión, la educación y la sensibilización – proporcionando el impulso para el cambio social.

  1. Contenido Expositivo

Financiado por El Consejo de Australia para las Artes (The Australia Council for the Arts) y comisariado por Kon Gouriotis OAM. Silent Tears fué lanzado en el 2015 por Ballarat International Foto Festival de Sue Salthouse del Panel Asesor del Primer Ministro para Reducir la Violencia contra la Mujer (Prime Minister’s Advisory Panel to Reduce Violence Against Women). En marzo del 2016, Silent Tears co-presidió un evento paralelo con el gobierno Australiano, con la Comisión Australiana de Derechos Humanos (Australian Human Rights Commission) y con CBM International como parte de la 60º sesión de Comisión de la ONU sobre la Condición Jurídica y Social de la Mujer (UN Commission on the Status of Women) en Nueva York, EU. En abril del 2016, las artistas Belinda y Denise presentaron junto con CBM en la ONU en Ginebra, para coincidir con el 10º aniversario de la formación de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (Convention on the Rights of Persons with Disabilities). En abril del 2016, la exposición fue exhibida en Biblioteca de Derecho de la Universidad de Sydney y fue acompañada por un panel de discusión de Sydney Ideas. En Octubre del 2016, Silent Tears fue presentado en el Berlin Photography Biennale. Desde noviembre del 2016 hasta enero del 2017, la exposición fue mostrada en MAMA, Australia. En Julio del 2017, una selección de obras será presentada en elVenice Art Factory Galeria Zero.

La exposición de Silent Tears requiere un mínimo de 225m2 e incluye lo siguiente:

  • 25 piezas de Duro Clear de 100cm x 67cm para impresora laser sobre perspex
  • 25 fotos en blanco y negro de 50.8cm x 61cm
  • Una instalación de video con iPads
  • Paisaje sonoro (soundscape)
  • Una aplicación en línea para gente con deficiencia sensorial o cognitiva, y dificultades de aprendizaje
  1. Promotores y patrocinadores

Belinda y Denise también han hablado en la conferencia de Australian Medical Students Global Health del 2016, la conferencia de National Arts Activated, en International Arts and Health Conference en el Art Gallery NSW, en la conferencia de Australia y en el Jejer Wadon, Solo Indonesia. En el 2017, presentaron en el Cumbre Nacional de Discapacidad de Australia (Australian National Disability Summit).

Para apoyar Silent Tears las siguientes figuras claves, que pertenecen tanto a los sectores de genero como de discapacidades, han proporcionado contenido que puede acompañar las historias de las participantes el cual detalla las tantas e interrelacionadas formas de violencia perpetradas contra mujeres y niñas con discapacidad.

  • Rosie Batty, 2015 Australiana del Año, Luke Batty Foundation
  • Megan Mitchell, Comisionado Nacional de la Infancia, La Comisión Australiana de Derechos Humanos
  • Hon Senator Michaela Cash, Ministro de la Mujer, Gobierno Federal Australiano
  • Natasha Stott Despoja, Embajadora de la ONU para Mujeres y Niñas
  • Matthew Bowden, Co-CEO de Personas con Discapacidad en Australia
  • Carolyn Frohmader, CEO de Mujeres con Discapacidades en Australia
  • Dr Elizabeth Anne Riley, (Doctorado en MACouns, BSc)
  • Susan Salthouse, Miembro del Grupo Asesor del COAG para reducir la violencia contra las mujeres.
  • Josephine Cashman, Miembro del Consejo Asesor Indígena del Primer Ministro
  • Leanne Miller, Director ejecutivo de Koorie Women Mean Business Incorporated
  • Lana Sandas, CEO de WIPAN
  • Morgan Carpenter, Copresidente de National Intersex Organisation Oll Australia
  • Ross Coulthart, Periodista investigador ganador del premio Walkley & reportero en 60 Minutes.
  • Dr Jan Hammill, Centro de Investigación Clínica en Queensland University
  • Dr Di Winkler, CEO de Summer Foundation
  • Bruce Esplin, AM
  • Marie-Rose Paterson, Psicólogo Registrado
  • Graeme Innes AM
  • Cate McGregor AM
  • Kate Swaffer, Presidente, CEO, Cofundador de Dementia Alliance International
  • Tara Moss, Author, Defensora de los derechos humanos y activista contra la el ciberacoso

 

  1. Medios hasta la fecha:

 

  1. Colateral

Las artists Belinda Mason, Dieter Knierim, Denise Beckwith and Margherita Coppolino han demostrado colectivamente la capacidad de ofrecer eventos relevantes, de alta calidad y enfocados tanto a un publico nacional como internacional con los siguientes proyectos:

  • Unfinished Business, 2013 – 2017, Es una exposición que revela las historias de los indígenas australianos con discapacidad. En septiembre del 2013, la exposición fue lanzada en Ginebra en el Palais des Nations de Kassym-Jomart Tokayev, el Director General de la Oficina de las Naciones Unidas en Ginebra, y Peter Woolcott, Embajador de Australia ante la ONU en Ginebra, coincidiendo con 24º sesión del Comité de los Derechos de las Personas con Discapacidad (Committee on the Rights for People with Disabilities), un organismo dentro de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (Office of the High Commissioner for Human Rights). En diciembre del 2013, la exposición también fue exhibida en la sede de Ginebra de la Organización Mundial de la Salud (OMS). En el 2014 fue parte de la contribución oficial del gobierno australiano a la Conferencia Mundial de las Naciones Unidas sobre Pueblos Indígenas de 2014 en Nueva York. Este proyecto fue financiado por el Departamento de Relaciones Exteriores y Comercio del Gobierno de Australia.
  • Outing Disability, 2014 – 2016, un proyecto que revela las múltiples discriminaciones vividas por personas lesbianas, gays, bisexuales, transexuales, e intersexuales con discapacidad. Financiado por Family Planning NSW, este proyecto está actualmente en gira nacional y ha sido presentado en el Mardi Gras de Sydney (2014), el Día Internacional de las Personas con Discapacidad (2015) y en el Festival MidSumma (2016).
  • Intimate Encounters, 2001 – 2014, fue una exposición que exploró la diversidad de las personas que viven con experiencias de discapacidad. La exhibición recorrió 32 ciudades metropolitanas y regionales de Australia y nueve ciudades internacionales, entre ellas Auckland, Barcelona, Londres, Nueva York y Toronto. Este proyecto fue financiado por organizaciones estatales y del gobierno federal de Australia, incluyendo Accessible Arts NSW y Visions of Australia.